Orona_ideo_2016

AGIPAD y Orona Fundazioa celebran una jornada con adolescentes para reflexionar sobre la gestión del ocio a través del deporte.

AGIPAD y Orona Fundazioa han celebrado esta mañana una jornada que ha reunido a decenas de adolescentes representando a varios centros educativos de Gipuzkoa y con la intención de reflexionar con ellos sobre la gestión del tiempo de ocio teniendo como protagonista al deporte. La jornada pretendía buscar respuestas en una etapa tan compleja como la adolescencia y que ellos mismos mostraran su visión y las necesidades que se encuentran a la hora de poder gestionar su ocio viendo si éste está relacionado con la práctica deportiva.

Esta acción llega como respuesta a un aumento en la asistencia en AGIPAD a adolescentes con edades comprendidas entre los 14 y los 18 años. Este colectivo suponía el 0,7% de las personas totales atendidas por la Asociación en 2011, pasando a alcanzar el 3,76% el año pasado. Se observa, por tanto, medio punto al alza si lo comparamos con los datos del 2016.

Si ampliamos el rango de edad, entre los 18 y 21 años la cosa se complica un poco más. De hecho, esta etapa representa el 8,71% del total de atendidos por la Asociación y aunque el cannabis sigue siendo la droga principal, también aparecen en escena otro tipo de sustancias como la cocaína, anfetaminas y/o el alcohol.

Para Pakita Mateos, responsable del servicio de prevención de AGIPAD, “con este foro juvenil queremos, por un lado, reflexionar sobre la función del deporte como alternativa de ocio en la adolescencia y ver cómo actividad deportiva puede ser un espacio de adquisición de valores para conseguir la maduración psicoafectiva de los adolescentes”. En este sentido AGIPAD reclama una mayor atención para la educación física y el deporte escolar en los planes educativos y formativos puesto que, tal y como se viene demostrando, son espacios especialmente apropiados para instaurar en jóvenes los estilos de vida activos y saludables.

La experiencia de los deportistas Markel Alberdi y Ander Romarate
La jornada estuvo dividida en dos partes la primera fue un encuentro de los estudiantes con los nadadores Markel Alberdi y Ander Romarate quienes les hablaron sobre su experiencia como jóvenes deportistas de élite, lo que ha supuesto como aprendizaje en sus vidas y como han podido compaginar todo ello con su espacio de ocio adolescente. Ambos deportistas eibarreses lograron ser un referente en sus carreras deportivas. Markel ostenta el título de campeón de España de verano de 50 libres, bronce en 50 libres en el Nacional de primavera, subcampeón en 100 libres, logró batir su propio récord de España en 100 libres. Ander Romarate por su parte participó en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012 donde logró dos diplomas. Si algo tienen claro de todas estas experiencias es lo que les han hecho aprender y esos valores quieren transmitirlos a la sociedad a través de su proyecto MAR-Sharing Values.

La segunda parte fue más participativa a la vez que reflexiva ya que mediante la organización de varios grupos de discusión los participantes pudieron extraer sus propias conclusiones. Tanto Markel como Ander fueron desfilando por las mesas de trabajo acompañados de una técnico del Equipo de Prevención de AGIPAD que fue la encargada de dinamizar y recoger todo los contenidos que fueron saliendo para, por último, elaborar las conclusiones finales que se leyeron ante todos los y las participantes.

Colaboración entre Orona Fundazioa y AGIPAD
Este encuentro se ha realizado bajo el marco de colaboración de ambas instituciones por el que Orona Fundazioa busca generar un espacio de encuentro con agentes educativos, sociales, deportivos, culturales, socio-económicos e institucionales con el objetivo de compartir conocimiento y experiencias que incorporar a la cultura de ORONA y fomentar el desarrollo de la sociedad.

AGIPAD, por su parte, trabaja a través del Servicio de Investigación y Prevención desde el año 1986 para prevenir el abuso de drogas y otras conductas de riesgo que impiden o dificultan el desarrollo personal y social de las personas. Para ello cuenta con un equipo multidisciplinar que desarrolla estrategias preventivas fundamentalmente basadas en la educación y en la formación de mediadores para minimizar conductas de riesgo. El alcance de este servicio llegó el año pasado a más de 7.000 personas entre los que figuran trabajos realizados con padres y madres, profesorado, jóvenes, adolescentes y mediadores.

/ Actualidad

Comparte la publicación